7 al 15 de septiembre 2019

expedición

49

Ya estamos de vuelta la 49ª expedición de COEM a Camerún no con pocas incidencias.


Para empezar a falta de 1 semana, causó baja un traumatólogo,  la Dra Rosa Ezquerro debido a una ciática que le ha imposibilitado subirse al avión. Le deseamos una rápida recuperación y que muy pronto pueda estrenarse en Camerún.


Participamos en esta expedición los traumatólogos, Javier Areta, Marcos de Antonio, Paloma Aragonés y Mónica Alvarez. Anestesista, Maria Perez. Enfermera-Instrumentista, Ana Garcia. Medico Internista especialista en Infecciosas, Laura Prieto. Microbiólogo, Moncho Perez.

Tras el primer vuelo Madrid-Casablanca nos llegó el 2º susto cuando a nuestra anestesista se le extravió temporalmente el pasaporte durante la escala. Un mozo del aeropuerto le ofreció amablemente hospedarla en su casa mientras solucionaba la incidencia en la embajada.  Menos mal que el problema se solventó y no dejamos a nadie en Casablanca.


Tras el segundo vuelo llegamos a Douala a las 5 am y recibimos la noticia de que todas las maletas de material se habían extraviado. En ellas transportábamos entre otras cosas, la reposición de los clavos intramedulares utilizados en las cirugías del mes anterior, un aparato de isquemia descatalogado pero en perfecto estado de funcionamiento donado por el Hospital  Ruber De Juan Bravo (nos donaron 2 pero uno de ellos tiene un tamaño excesivamente grande y está esperando a un contenedor para su traslado) y todo el material quirúrgico fungible donado y reesterilizado por el Hospital de la Beata Maria Ana de Jesus.

A mitad de camino paramos en nuestra frutería habitual para hacer compras y nos divirtió mucho el hecho de que un frutero africano pidió matrimonio a la Dra Aragonés. Ella lo declinó amablemente y pudimos completar la semana sin más bajas. 


Tras las 4 horas de traslado terrestre llegamos a Dschang y nos encontramos que el Autoclave (esterilizadora de gran tamaño) estaba estropeada por lo que sería difícil realizar algunas cirugías.


Tras el paso de planta del domingo y confirmar que teníamos muchos pacientes ingresados pendientes de intervenir, decidimos ponernos manos a la obra y operar a un niño el mismo domingo por la tarde, para así aligerar el peso quirúrgico y el trabajo de la esterilizadora pequeña los siguientes días.

Hemos podido comprobar como el hospital mejora su funcionamiento de forma autónoma tanto en la consulta, como en la sala de yesos y curas, el quirófano y el area de hospitalización, asi como el laboratorio de microbiologia gracias a la continuidad del personal local y a su progresiva especialización.

La expedición ha tenido un ambiente fantástico pues 4 de sus 8 integrantes repetían experiencia juntos y las incidencias se fueron subsanando.


Llegaron en un envio ugente desde España la piezas de repuesto del autoclave pudiéndose reparar  la Matachana el martes y aparecieron las maletas el miércoles. El trabajo ha sido algo menor que otros meses debido a las abundantes lluvias que hemos sufrido y a que Septiembre es para los cameruneses “la cuesta de enero”, el mes en el que deben pagar el año escolar de sus hijos. 

Esta expedición ha realizado 133 consultas, 99 curas y 24 intervenciones quirúrgicas de las que 14 fueron de alta complejidad.  Cabe destacar que durante esta semana, aprovechando el perfil  de especialización en patología de columna del Dr Areta, nuestro medico local Lionel Nges ha citado a muchos pacientes con problemas de espalda para ser valorados pudiendo dar solución a algunas de las dolencias que hasta ahora no cubríamos.  Siguiendo con nuestra labor docente se han realizado 4 infiltraciones facetarias,  cuya técnica esperamos que el  Dr. Nges vaya incorporando al arsenal terapéutico que está desarrollando.

Los especialistas en Infecciosas Laura Prieto y en Microbiología Moncho Pérez son directores del Master en Medicina Tropical y Salud Internacional de la Universidad Autónoma de Madrid y estuvieron visitando otros centros hospitalarios como “Dreams” (para pacientes VIH con especial atención a embarazadas) y “San Vicente de Paul” gestionados ambos por las Hijas de la Caridad de Dschang para incorporarlos junto a nuestro hospital “Notre Dame de la Sante” en la rotación de los alumnos del Master.

La última noche cenamos con el personal local del hospital compartiendo nuestras vituallas ibéricas con ellos, danzando y disfrutando del buen ambiente que se respira en estas reuniones.


La vuelta se completó sin incidencias salvo el largo vuelo de 8h de Douala a Casablanca con parada en República Centroafricana. Finalmente llegamos a Madrid cansados pero muy contentos y satisfechos por esta gratificante experiencia.  

Déjanos un comentario

Tu privacidad es importante para nosotros


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Consulta nuestra política de privacidad y política de cookies para obtener más información.