Cirujanos Ortopédicos de España para el Mundo 

26 de junio al 4 de julio 2021

expedición

56

<<  Anterior       Siguiente  >>      

Camino al hospital todo se desarrolló con normalidad incluyendo la parada en el comercio de fruta de la carretera.


En esta ocasión hemos viajado los doctores Epeldegui, García Lomas, Martí, García Muñoz, y Vaquero (Traumatólogos) La doctora Fierro (Anestesista) y Maria Rivas (Farmacéutica).

Las primeras incidencias las tuvimos al desembarcar en el vuelo de Air France donde faltaron seis de las siete maletas facturadas con el consiguiente perjuicio ya que además de ropa llevábamos medicación e instrumental. Las maletas se fueron recuperando por tandas de dos en dos a lo largo de la semana con las contrariedades correspondientes.

Sin embargo, hemos tenido varias novedades a la llegada al hospital. La primera con el vestuario de trabajo. En esta foto de familia se puede observar otra novedad, en este caso estética. Hemos propuesto a las monjas mejorar los pijamas de trabajo con una pequeña frivolidad colocando unas tiras de telas africanas en los cuellos y las mangas de los pijamas.

> Compartir

Expediciones

.Una vez llegados al hospital bajamos a ver las obras de remodelación que han permitido construir una nueva sala de curas mediante la financiación de COEM. Está situada contigua y comunicada con la antigua sala de escayolas. Esto ha permitido incrementar la actividad quirúrgica ya que hemos podido simultanear cirugías en los dos quirófanos y sedaciones para determinadas curas en la sala de curas. 

En la imagen se puede apreciar que al fondo esta instalada una gran ducha para la limpieza de los pacientes que lo requieran antes de su tratamiento y la puerta de comunicación con la sala de yesos.

El trabajo en esta ocasión ha sido intenso en la programación quirúrgica. Se han realizado 27 intervenciones, algunas de gran complejidad y hemos seguido recibiendo gravísimas infecciones. 

Las consultas han sido menos numerosas que en la expedición de mayo, y la población sigue visitándonos con bellas indumentarias y turbantes y en la que no ha faltado la visita de nuestro amigo S.M. Simón Solefack II


También hemos tenido satisfacciones en la revisión de casos como el ejemplo de una corrección de deformidad en miembros inferiores que en este caso pudimos resolver con vitamina D como en el caso que mostramos tratado a una edad temprana.

Al disponer de menos agobios en la consulta, pudimos desplazarnos los doctores García Lomas y Epeldegui a la escuela donde nos habían requerido el párroco y las maestras.

Las maestras manifestaron su agradecimiento por nuestro apoyo y entregaron un obsequio con un pequeño discurso de agradecimiento. 

Aprovechando la visita a la escuela observamos que se había cometido un error en el proyecto de construir el pozo para obtener agua y seguir el programa de higiene. 

Se había iniciado la construcción de un pozo manual que solo podría conseguir aguas superficiales que están contaminadas por lo que hemos podido iniciar un proyecto más ambicioso que consistirá en realizar un nuevo saneamiento, la construcción de una fosa séptica, la instalación de duchas y sanitarios en el lugar que actualmente ocupan las letrinas, la perforación hasta aguas profundas para conseguir agua limpia y la construcción de una torre de hormigón de 9 metros en la que se colocara un deposito de agua de 4.000 litros

Tenemos un presupuesto que supera los 11.000 € y confiamos conseguir la financiación con la ayuda de todos.

Este proyecto no afecta solo a la escuela porque se pone a disposición de la población circundante y que esta pueda acudir a recoger el agua para sus domicilios.

Con este proyecto queremos contribuir al desarrollo de hábitos de higiene y educación sanitaria de los jóvenes que pueda contagiar a los hábitos de sus familias.

También hemos celebrado dos cumpleaños: la Dra. Wilma García Muñoz y el Dr. Vaquero. Las monjas nos visitaron en la mañana con un gran bizcocho para desayunar con la felicitación.


Siempre ha imperado el buen humor en todo el grupo de voluntarios. Incluso al regreso en que fue cancelado el vuelo de salida en Douala, con un retraso en principio de 24 horas y con dudas de que fuera de dos días. No obstante, pudimos resolver las consecuencias del retraso en los compromisos de trabajo en España y regresamos con cierto cansancio y resignación.

Compártelo en tus redes sociales

> Déjanos un comentario

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Consulta nuestra política de privacidad y política de cookies para obtener más información.